Lilian Joensen

Respuesta  al artículo
"Descubren en Patagonia la levadura que contiene la cerveza Lager
"*
publicado en el periódico on-line Agencia de Noticias Bariloche el 23 de agosto de 2011, , http://www.anbariloche.com.ar/noticia.php?nota=23261)

 

Lilian Joensen

25 de agosto de 2011

La siguiente carta es en respuesta a una consulta que se me hizo acerca del artículo citado, recientemente publicado en varios medios nacionales y extranjeros, sobre el descubrimiento en la Patagonia de la levadura que contiene la cerveza lager. En el artículo se explica que lo que se "descubrió", en realidad, vía estudios moleculares del genoma de la levadura patagónica Saccharomyces eubayanus sp. nov, es que parte de ese genoma es compartido con el de la levadura Sacaromyces pastorianus que se utiliza históricamente para fermentar la cerveza lager. Es decir, que no es la levadura patagónica la que está contenida en la cerveza lager, como sugiere el título, sino que es parte de su DNA que de alguna manera ha terminado dentro de la Saccharomyces pastorianus.

El genoma de la Saccharomyces pastorianus ha sido secuenciado en su totalidad. El grupo de investigadores japoneses que secuenciaron una de las cepas de Saccharomyces pastorianus prestan diversos argumentos defendiendo la “utilidad” de su investigación en su artículo científico publicado en 2009. En esta argumentación típica moderna, remarcan en varias oportunidades la relevancia de su investigación para la industria primero y principalmente y aclaran que también servirá para la investigación básica como efecto secundario de la posible aplicación industrial:

“…Las cervezas lager son fermentadas por medio de cepas de levaduras lager a bajas temperaturas de entre 8 y 15oC y representan la mayor parte del Mercado de cervezas. Por ello, la mayor parte de la investigación de levaduras de cervezas ha sido llevada a cabo en las levaduras de lager….

…Creemos que el utilizar esta secuencia en el análisis comprensivo de las levaduras de lager será altamente beneficioso para la industria cervecera dado que facilitará el control de calidad de la cerveza, promoverá el desarrollo de programas de cultivos para la construcción de nuevas levaduras, cultivos y el desarrollo de nuevos productos alcohólicos…

La información genómica y la nueva tecnología involucrada será útil, no sólo por su posible aplicación industrial sino también para la investigación básica académica. Las levaduras lager proveen un excelente caso para comprender la duplicación de genomas enteros y la evolución y organización de múltiples genomas”. 1

 

Los primeros estudios de levaduras para cervezas lager fueron hechos en 1883 por Emil Christian Hansen del laboratorio de la Cervecería danesa Carlsberg, sobre un cultivo proveniente de una única célula que fue clasificada originalmente como Saccharomyces carlsbergensis. Cepas de esta levadura se ven en diversos catálogos de venta de empresas biotecnológicas y, por ejemplo, se pueden comprar ahora por 205 dólares  o a 652 Euros 3, si se es una organización sin fines de lucro, y a 100 Euros si se es otra cosa.

Por lo que se cuenta, cuando la levadura lager Saccharomyces calrsbergensis (hoy día S. pastorianus) fue "descubierta" en Carlsberg en aquella época, en vez de patentarla, la cervecería decidió publicar el proceso de reproducción de esa levadura y mandar cepas a quien se la pidiera e invitar a jóvenes cerveceros a que fueran a Carlsberg a aprender las técnicas de propagación de la levadura, para que la pudieran utilizar universalmente 4.

¡Cómo han cambiado los tiempos desde el viejo cervecero J.C. Jacobsen y su colaborador científico E. C. Hansen!

Hoy día esa misma Carlsberg, que se jacta de su historia altruista, goza, por ejemplo, de patentes de cebadas nulas de LOX-1, no transgénicas, pero sí “desarrolladas” por científicos de los laboratorios de la antigua cervecería y patentadas para asegurarse su propiedad y lucro al venderlas a los productores de cebada 5.

 

Volviendo al artículo, en el que se explica que el trabajo científico fue llevado a cabo por equipos de Argentina, Portugal y Estados Unidos y es encabezado por un investigador del Conicet, que encontró en nuestros bosques patagónicos la especie de levadura autóctona original que participó en el proceso natural de hibridación con la cepa europea que derivó en las levaduras híbridas lager, permitirá proveer nuevas estrategias para mejorar levaduras para cerveza y biocombustibles. En este trabajo publicado en la revista PNAS 6 los autores repiten un argumento que también es muy utilizado por el lobby de las mismas empresas biotecnológicas predadoras y acaparadoras de los recursos genéticos mundiales. Dicen: “En una era de destrucción acelerada de hábitats y disminución de biodiversidad, el descubrimiento de stocks genéticos silvestres de microbios domesticados facilitarán la preservación de sus recursos genéticos para el mejoramiento de cepas”. En la sección de reconocimientos de este artículo de la revista PNAS se agradece a la Administración de Parques Nacionales Argentina por los permisos de recolección (del material relacionado a las levaduras estudiadas posteriormente). Hoy día, el hecho de que Instituciones Nacionales participen junto con grupos extranjeros de la recolección de recursos genéticos propios del país no garantiza la no entrega de esos recursos, por más que este trabajo, supuestamente, contribuya al desarrollo científico y académico regional. Para un caso comparable se puede pensar en la ley de extranjerización de tierras, cuyo espíritu aparentemente protector de las tierras argentinas para los argentinos, no garantiza en absoluto que una empresa china explote los recursos naturales no renovables de la provincia de Río Negro por décadas a venir para beneficio chino, comprometiendo el futuro de las generaciones de argentinos que todavía no han nacido. Y cuando denunciamos a gobernadores y funcionarios nacionales desde el GRR, los agresivos somos nosotros y los ofendidos son ellos. Si algo tan obvio como la entrega de tierras puede suceder desapercibida- e impunemente en nuestro país - ¿cómo suponemos que podemos protegernos de la entrega de germoplasma invisible?

Los procesos de hibridación de la especie europea y la patagónica que llevaron a la Saccharomyces pastorianus y la producción de cerveza lager a partir del siglo XV en Bavaria se dieron en forma natural a través de la selección o domesticación por parte de los productores de cerveza. Fue algo accidental que hoy da muy buen lucro a cada vez menos, en un mundo donde la concentración de la producción de absolutamente todo, como en este caso el de la cerveza, está en manos de Transnacionales cada vez más poderosas, especuladoras y abarcativas. Y aquí vale aclarar que las transnacionales, como la palabra lo indica, no tienen patria, ellas son su misma patria estén donde estén y provengan de donde provengan. Su patria es el lucro y su ética es el individualismo cueste lo que cueste a los pueblos del mundo que tengan que sufrir su presencia. No existen las transnacionales nacionales de ningún lado.

En este contexto es que se expresa: “Recientemente los gobiernos de Neuquén y Río Negro dieron el visto bueno a una propuesta enmarcada en los Proyectos Federales de Innovación Productiva (PFIP) que tiene como responsables a investigadores locales del Instituto Multidisciplinario de Investigación y Desarrollo de la Patagonia Norte, Conicet-UNCo y otros colaboradores como científicos que participaron en la investigación de la levadura patagónica desde la Argentina, quienes buscan utilizar esta nueva especie y otras nativas para el desarrollo y aplicación de levaduras para la diversificación productiva del vino, sidra y cerveza mediante fermentaciones a bajas temperaturas”.

Las Saccharomyces son muy estudiadas por su utilización en la producción de cerveza y los biocombustibles, que no es un tema menor a nivel económico. Se puede pensar, por ejemplo, en lo que Carlsberg significa para el lobby biotech hoy día, cuando esa misma Carlsberg, a fines de siglo XIX, hacía lo que todo científico debería hacer: compartir y ofrecer sus conocimientos al mundo por el sólo gusto de hacer lo que está bien y corresponde éticamente, acompañado, seguramente, de un cierto orgullo del científico pionero que quiere dejar su impronta en la historia, como creo que es natural en todo ser humano gozoso del resultado de su arduo trabajo. Pienso que esa impronta dejada por el compartir los conocimientos es una antítesis de lo que es la propiedad intelectual de hoy día que es mezquina, soberbia e individualista.

En el sentido de la investigación científica biotecnológica moderna -y ahora hablo como bióloga “neutral"- cada trocito heterólogo (divergente) de ADN que se encuentra, da para artículos varios que luego sirven para poder conseguir fondos para la investigación. Y además, (no conozco el tema legal) supongo que se puede patentar alguna mutante con alguna secuencia divergente de las otras conocidas y, de esta forma, luego se garantizan más entradas para alguna empresa que la consiga, dando alguna forma de fondos para que los científicos de las universidades públicas, que empezaron la investigación, sigan haciendo investigaciones interesantes en sí, por cierto, pero que si no garantizan el lucro para alguien, quedan truncas. Es decir que si se quiere ser científico hoy día y vivir de eso, hay que encontrarle la utilidad económica redituable a la investigación para poder hacerle marketing. Y aclaro que esto no es necesariamente así porque el científico quiera hacer negocios. Algunos lo hacen. Muchos no tienen esto como lo principal en mente, pero el problema es que el mismo sistema también lleva a que el científico aprenda a vender su descripción como un descubrimiento que puede servir para la industria, lo crea o no lo crea él mismo. Esto es lo que la ideología levantada por el Ministerio de Economía de Cavallo y más recientemente, el de Ciencia y Técnica con su actual Ministro lobbista de la industria del agro y biotecnológica ha logrado muy exitosamente, a partir del principio de los 90’. Estos lobbistas son los egresados de las universidades que son inútiles y discapacitados intelectualmente para la investigación científica, porque no los mueve la curiosidad sino el lucro, pero han encontrado su nicho en el marketing de la ciencia, justo por su propia ineptitud como científicos, pero mucha aptitud para vender las ideas a/de la industria, a los medios y de ahí a los accionistas.

 

Los grupos investigadores que participaron de la investigación de la levadura patagónica concluye en el resumen de su artículo en PNAS lo siguiente: “Este estudio muestra que el combinar la ecología microbiológica con la genómica comparativa facilita el descubrimiento y la preservación de stocks de tipo salvaje de microbios domesticados para rastrear su historia, identificar cambios genéticos y sugieren caminos para el mejoramiento industrial siguiente. Aquí, en negrita, está el primer argumento de venta. El otro argumento del artículo en cuestión es: “Dada las naturalezas diversas mecanísticas de los cambios genéticos que ocurrieron durante la domesticación de cultivos y ganados, anticipamos que cambios genéticos adicionales que no resultan obvios sólo de la comparación de secuencias serán descubiertas en el futuro, como, por ejemplo, cambios en la regulación genética y mecanismos para integrar dos genomas separados por millones de años de evolución. La identificación de estos cambios evolutivos y el acceso a stocks salvages no conocidos previamente, prometen iluminar el papel que las bebidas fermentadas jugaron en la civilización humana y proveen nuevas estrategias para el mejoramiento de levaduras para la producción de cervezas y biocombustibles”. Argumentos de este tipo son los necesarios para ayudar a conseguir fondos de la industria en estos tiempos, donde los economistas y políticos de los estados del mundo han decidido que las universidades sean “autosustentables" y gratis para la sociedad, pero lucrativas para las industrias. Por el momento, no veo que la Saccharomyces pastorianus sea utilizada para biocombustibles, sólo para hacer cerveza lager. Por ahí, la patagónica les sirva a la industria de biocombustibles para garantizar la soberanía china en la Argentina del futuro.

 

Cuando el comité de ética de Dinamarca me invitó par hablar sobre la ciencia aplicada a los OGM en la Argentina, también habló una científica de Carlsberg que era defensora acérrima de la ciencia aplicada y los OGM. Su argumento más llamativo fue para mí, que la industria aplicada de los OGM (organismos genéticamente modificados) había servido para dar fondos suculentos a los científicos que hacían investigación básica (no aplicada) y que gracias a ello, muchos científicos habían llegado a resultados interesantes de investigación básica. A mi me pareció un argumento tergiversador de la realidad. En realidad se han cortado los fondos para la investigación básica y por ello, los científicos hoy día han aprendido a conseguirlos a través de tener que justificar que su investigación básica no es inútil, lo que quiere decir que su investigación básica no es producto final de la curiosidad natural del ser humano sano, sino que es producto intermedio de la ambición pragmática de la ciencia aplicada y por ende debe derivar en un futuro en algo que se pueda vender para mantener la investigación. De no ser así, has sido y ya está.

 

Lo que sé es que todavía existe investigación, diagnóstico y tratamiento en salud que se debe llevar a cabo a los tumbos, porque los argumentos esbozados no convencen a un Estado que ha decidido condenar a sus científicos a la búsqueda permanente de fondos en el sector privado, cuando los pacientes son los enfermos que no generan lucro sino gastos. Estos enfermos son el producto del mismo sistema de producción de monocultivos promovidos tanto por el Estado como por sus socias transnacionales.

 

Dra. Lilian Joensen

Grupo de Reflexión Rural

www.grr.org.ar

______________ 

1- Yoshihiro Nakao et al., Genome sequence of the Lager Brewing Yeast, an Interspecies Hybrid.. DNA research 16, 118-129, (2009)

2- http://www.atcc.org/ATCCAdvancedCatalog
Search/Product
Details/tabid/452/Default.aspx?ATCCNum=42367&Template=fungiYeast

3- http://www.dsmz.de/microorganisms/html/strains/strain.
dsm006581.html

4- (http://www.drinkingclass.org/2011/02/28/carlsbergensis/ , http://old.www.carlsberggroup.com/brands/Pages/
Carlsbergpilsner.aspx

5- http://www.faqs.org/patents/assignee/carlsberg-as/ , http://www.patentes-online.com.ar/cebada-para-la-preparacion-de-bebidas-con-sabor-estable-55086.html

6- Diego Libkind et al., Microbe domestication and the identification of the genetic stock of lager-brewing yeast. PNAS, August 22, 2011

 

* Descubren en Patagonia la levadura que contiene la cerveza Lager.

http://www.anbariloche.com.ar/noticia.php?nota=23261)