Paraguay:  Masacre  en  el  departamento  de  Caaguazú

 

La comunidad de Tekojoja es un asentamiento  rural de 500 hectáreas en el que viven 56 familias  campesinas ubicado  a 70km de la ciudad de Caaguzú. Esta comunidad forma parte de la Organización Agraria y Popular y parte del MCNOC (Coordinadora de la Plataforma Nacional de Organizaciones Campesinas). Vía Campesina Paraguay hallándose también    también vinculada al Frente Soberanía y Vida.

 

Caaguazú junto a San Pedro son las regiones paraguayas donde más se ha expandido el monocultivo de OGM en los últimos cinco años. Existen 2 millones de hectáreas de soja genéticamente modificada en Paraguay y un Plan gubernamental de expansión de dos millones de hectáreas más. En dicho país menos del 2% de la población es dueña del 70% de la tierra de  cuyo territorio han sido expulsados sus históricos habitantes. La soja transgénica fundamentalmente dirigida a la exportación es la causa principal de esta grave situación,  el promedio de los conflictos relacionados con la tierra ha aumentado en los últimos años considerablemente, solo en el 2004  se produjeron 162 conflictos por el suelo y 118 ocupaciones de tierras.

 

Tekojoja es uno de los asentamiento rurales recuperados por la reforma agraria, aunque  muchas de estas tierras volvieron a manos de terratenientes privados mediante maniobras  corruptas e ilegales o estafando a los campesinos. Tal es el caso de la comunidad de Tekojoja que fuera desde sus comienzos amenazada por la expansión de los monocultivos de soja transgénica.

 

Adelin Osperman es un productor de soja brasileño que quiere controlar estas tierras y con ese objeto  inició un juicio contra los campesinos pese  a que el asentamiento se halla legalmente reconocido, desde hace tres años por el actual presidente Nicanor Duarte Frutos. Carlos González miembro de la  la Coordinación  de la Organización Agraria y popular expresa  “El juez que interviene en esta causa no ha tenido en cuenta que estas eran tierras fiscales  luego donadas a las organizaciones campesinas mediante el programa de Reforma agraria” En agosto de 2004 la comunidad fue atacada con el resultado de varias personas detenidas y otras heridas.

 

El viernes 25 de junio a las 5,30 hs de la mañana los abogados Pedro Torrales y Nelly Varela irrumpieron junto a 150 policías con intenciones de desalojar a toda la comunidad- Durante el desalojo  y ante la presencia de los abogados la población fue salvajemente acosada y golpeada. La policía, seguida por paramilitares, desalojó y detuvo a la gente  destruyeron las casas   con bulldozers y luego las incendiaron. Fueron arrestadas 130 personas. entre ellas 40 chicos. y encarceladas en Caaguazú.  Galeano un vocero de la comunidad relató  que después del incidente 29 hombres, 119 mujeres y 40 chicos  fueron liberados. Algunos campesinos han desaparecido desde el viernes. Durante el desalojo , el pretendido dueño Adelin Osperman (productor de soja brasileño) junto a algunos empleados con escopetas entraron con camiones a la finca baleando a los campesinos y matando a Angel Cristaldo (de 30 años de edad) y a Leopoldo Torres ( de 49 años de edad) hiriendo a otras cinco personas ante la  vista de los policías presentes en el terreno. Uno de ellos se halla aún en estado crítico  en el Hospital de La Candelaria (Caaguazú) y Aníbal Fernández tuvo que ser operado en el mismo nosocomio. La Comisión Nacional de Derechos Humanos de Paraguay está cubriendo los gastos que ocasionan estas internaciones porque los servicios de salud  han sido privatizados en el país.

 

Actualmente Ademir Opperman y varios otros pistoleros fueron detenidos a causa de las muertes. En el momento del arresto les fue incautado un verdadero arsenal, 4 escopetas, dos de calibre 12 y dos de calibre 20, un revólver calibre 38 y varios cajones con balas, en los camiones que entraron en la comunidad y destruyeron las casas y las cosechas. 

El accionar de grupos de paramilitares ha sido ampliamente denunciado en los últimos años. La mayoría de los desalojos  se realizan siempre bajo el amparo de los militares y de la policía- Ya en enero Jorge Galeano, un líder campesino de la comunidad había denunciado públicamente que Opperman había empleado a grupos armados para aterrorizar a las comunidades campesinas.

 

Lo más urgente es actualmente ayudar a las 270  personas que perdieron sus casas y sus pertenencias y que han regresado a sus tierras encontrándose sin nada. El  invasor se llevó tres camiones pertenecientes a la comunidad aunque el único que encontraron está  en poder de la policía. Vale la pena señalar la urgente situación porque está pasando esta comunidad ante la presencia del invierno, sin sus ropas, sus casa y sin alimentación.

La organización campesina ha programado  varias manifestaciones  para los próximos días. Se hará una marcha en Asunción frente a las oficinas de los abogados denunciado la conducta de los dos  que ordenaron  el desalojo. Uno de ellos Nelly Varela ordenó a la policía sacar a los chicos de la escuela, arrestarlos y llevarlos a prisión como si fueran criminales, comentó Galeano. La organización campesina tratará de entrevistarse con el Presidente del INDERT ( Instituto de Desarrollo Rural y de Uso del suelo) con el objeto de pedirle protección para la comunidad.

 

Ko yvyko oremba'e, ha roî roproba haguãicha upéva; roguerekopa la documento ome'eva'ekue oréve Indert ha upévare ndorosê mo'ai ko'águi (esta tierra nos pertenece y podemos demostrarlo, disponemos del instrumento legal que nos otorgara el gobierno a través del INDERT) dijo Galeano.

 

Pedimos a las organizaciones internacionales que difundan esta situación, acciones solidarias y el envío de observadores de derechos humanos al Paraguay. Se han producido muchos conflictos en la zona a raíz de que en la época de cosecha de la soja (diciembre a marzo)  los campesino tratan de impedir las fumigaciones con pesticidas en los alrededores de las comunidades, enfrentando a la policía y a los militares que custodian los campos de soja.

Las comunidades campesinas necesitan ayudan bajo la forma de asesorías legales y médicas. Necesitan cubrir el costo de los abogados que asumirán su defensa en los juicios en que necesitan defender  sus tierras y denunciar la violación de sus derechos. La medicina se halla privatizada en Paraguay y lo campesinos no tienen accesoa ella. Los envenenan las fumigaciones con pesticidas y los miembros de las comunidades rurales sufren severos problemas de salud y por lo tanto necesitan hacerse  chequeos  y comprar medicinas. La coordinadora de mujeres campesinas e indígenas –CONAMURI – ha llevado a juicio a dos productores de soja brasileños acusados de haber matado a un chico de 11 años, Silvino Talavera, por haber  realizado fumigacionesdel herbicida Roun Ready, sin ninguna precaución, 

 

GRR- Grupo de Reflexion Rural   
javierarulli@yahoo.com -

 

Traducción Susana Merino del original en inglés

 

Referencias:

http://www.ultimahora.com.py/template.asp?notic=200605
http://www.abc.com.py/articulos.php?fec=2005-06-26&pid=187691&sec=7
http://www.abc.com.py/articulos.php?fec=2005-06-25&pid=187491&sec=7
http://www.lanacion.com.py/noticias/2005/06/27/politica/107782.html
http://www.abc.com.py/articulos.php?fec=2005-06-