Lilian Joensen

El escándalo Milena Penkowa.
El Enron de la neurociencia.

 

Por Lilian Joensen, Grupo de Reflexión Rural

4 abril 2011

 

El 31 de enero de 2011, el Correo de la Universidad de Dinamarca publicó una carta abierta dirigida a los medios de comunicación daneses, escrita por el médico George N. Chaldakov, presidente del Laboratorio de Biología Celular de la Universidad de Medicina de Varna, Bulgaria (1). En esa carta abierta el científico apoya a Milena Penkowa, hasta entonces todavía considerada y defendida por altos funcionarios de la Universidad de Copenhague y del mundo científico internacional como una investigadora exitosa y de alto perfil, un modelo de joven emprendedora, ambiciosa e inteligente, el ideal establecido moderno del científico nuevo. Tanto es así, que en 2009 pasa a ser catedrática de la Universidad de Copenhague. Ese mismo año, la Dirección de Investigación e Innovación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Desarrollo de Dinamarca, le otorga el premio de Investigadora de Elite por su investigación en Neurociencias, llevada a cabo en el Instituto de Neurociencias y Farmacología de la Facultad de Ciencias de la Salud, Universidad de Copenhague. El premio, además del prestigio fue acompañado de 1,1 millones de coronas danesas (2). No siendo todo esto suficiente, también en 2009, Penkowa, en embestida emprendedora, inventa y se otorga el título de “Jefa del Departamento de Neuroprotección”, un departamento inexistente, que igual hace figurar en su CV y que le sirve para promoverse y manejarse dentro de su mundo de ilusiones creadas por ella, pero aceptadas por muchos que se dejaron hechizar por su aura carismática (3, 4).

 

La carta de apoyo a Milena Penkowa del Dr. Chaldakov, es en sí misma un cliché del paradigma científico prevalente hoy día. Esta mujer nacida en Dinamarca en 1973, representó el ideal del científico y se sostuvo en un mundo de mentiras y delirios durante el tiempo suficiente como para lograr su doctorado y aparecer en 98 publicaciones revisadas por pares todas ellas (5). Es decir, existió con el aval que se demanda de todos los científicos para que se les de voz y voto en el mundo de la ciencia y de los medios masivos de comunicación, y se los tenga en cuenta en la mezquina repartija de suculentos fondos para la investigación por parte de la corporaciones transnacionales y nacionales. Lo que diga un científico que ya a los 37 años de edad cuenta con 98 publicaciones revisadas por pares en revistas científicas reconocidas internacionalmente de alto puntaje, es palabra santa, es incuestionable, es, sin  ir más lejos, el sueño de los Barañao del mundo, es una caricatura del ideal del científico joven en este mundo del conocimiento occidental neoliberal.

 

El Dr. Chaldakov, en su defensa fiel y estoica además de describir todos los méritos y avales que para él acreditan la seriedad del trabajo de investigación llevado a cabo por Penkowa, menciona y copia una nota de apoyo escrita por el Dr. Marco Fiore del Instituto de Neurobiología y Medicina Molecular, Consejo de Investigación Nacional, Roma, Italia. En esa nota (6, 7), el Dr. Fiore dice con incomparable vehemencia italiana:

 

Esta carta es de apoyo a MILENA PENKOWA, una dama encantadora (edad 37) que concentra un talento de alta sintonía, una devoción suprema por la investigación neurocientífica, un carisma (don de Dios, también de su madre búlgara), todas estas, cualidades requeridad para ser un blanco excelente de los celos y la envidia acumulada en la Universidad de Copenhague… “Algo está podrido en el Estado de Dinamarca” como se dijera en “Hamlet” Acto I, Escena 4.

 

La visión del Dr. Fiore es compartida, en cierta forma, por la misma Milena Penkowa cuando, durante una entrevista periodística, se describe a sí misma de la siguiente manera:

 

»Dicho y hecho, soy una guerrera. Competitiva e intransigente. Pienso que puedo hacer cualquier cosa y que puedo hacerlo mejor que cualquier otro. En cualquier momento.« (8)

 

No es posible saber, con los datos que tengo, si esta descripción de sí misma es producto de su naturaleza megalómana innata o de algún curso de Marketing Personal de los tantos que pululan por ahí, en este mundo del “si te la creés, te la creen también”. (9) Por suerte, no todos miran con buenos ojos esta tendencia hacia la creencia de que la autoestima compulsiva es algo positivo y no un simple síntoma de una enfermedad social de la que Milena Penkowa es un mero producto (10). Una autoestima de tal magnitud, muchas veces impulsada por la ideología marketinera moderna, llega a asociarse a comportamientos casi psicopáticos.

 

Para Milena Penkowa, se dio en forma casi profética la advertencia de la Dra. Jennifer Crocker, quien dijo en una entrevista no relacionada en absoluto con la persona de la investigadora danesa, pero que a pesar de todo describe muy bien el caso y las consecuencias que ya está sufriendo:

 

La Dra. Jennifer Crocker concuerda con que este puede ser el problema con algunos programas escolares de autoestima, que a menudo promueven a que los estudiantes se centren en su propia felicidad, y no en las necesidades de ninguna otra persona. “La búsqueda de la autoestima tiene beneficios de corto plazo, pero costos de largo plazo.” Dice la Dra. Corcker: “No todo se trata de mí.” (11)

 Manejándose dentro de este mundo de la megalomanía descontrolada del automarketing moderno, Milena Penkowa logró doctorarse, pese a las denuncias hechas por el primer jurado que vio sus resultados antes de la defensa, ya en 2003. Frente a la sorpresa e incredulidad de varios admiradores de la dama encantadora del Dr. Fiore, están saliendo datos a la luz que demuestran que el método científico puede llegar a probar hasta lo no existente, si sólo se logra mentir lo suficiente como para que la mentira se convierta en verdad. Milena Penkowa no sólo mintió sobre las pruebas llevadas a cabo sobre 1000 supuestas ratas en España, sino que la Empresa donde ella realizó su investigación tampoco existió. Frente a la duda del primer jurado, se solicitó al Rector de la Universidad de Copenhague, Ralf Hemmingsen, que investigara el caso. Pero el rector se dejó tomar el pelo por la investigadora y no dejó constancia de un llamado que debió haber hecho a la empresa imaginaria (12).

 

En primera instancia, la tesis doctoral de Milena Penkowa fue rechazada por un jurado de la Universidad de Odense, dado que la investigadora se negó a entregar las pruebas originales de los estudios realizados en las supuestas 1000 ratas. En forma algo sospechosa digna de una república bananera, el Procurador Legal de la Universidad de Copenhague, quien llevó a cabo la última investigación del caso Penkowa, citó a varias personas, pero ninguno de los miembros de este primer jurado fue invitado a declarar. Ante la negativa unánime de este primer jurado compuesto por los Dres. Bente Finsen, Per Soelberg Sørensen og Henning Laursen de aceptar la tesis doctoral de Penkowa en 2002, el Rector de la Universidad de Copenhague eligió ignorar las advertencias y críticas expuestas por los científicos daneses y prefirió recurrir a otro jurado extranjero que descalificó el veredicto de los primeros. Cabe agregar que Milena Penkowa participó ella misma en la elección del nuevo jurado, descalificando a dos nuevos científicos, los catedráticos Albert Gjedde y  Gorm Danscher,  por considerarlos incompetentes sin argumentar el motivo de tal opinión. Luego de ocho años, les llegó la reinvindicación a los Dres. Bente Finsen, Per Soelberg Sørensen og Henning Laursen, en forma de un mail de disculpa por parte del Rector de la Universidad de Copenhague, Ralf Hemmingsen (13). Algo es algo.

 

Si bien Milena Penkowa fue forzada a renunciar a su cargo ya en diciembre de 2010 (14), luego que se le diera una sentencia de tres meses de prisión condicional por fraude y falsificación de documento, ella ha seguido participando como jurado de exámenes de los estudiantes de Medicina, según informó la Ministra de Ciencia Charlotte Sahl-Madsen ante un pedido del Parlamento danés. La respuesta de cómo es que esto pudo suceder, es también al mejor estilo bananero del no sabe no contesta. (15, 16)

 

Pero Penkowa, no sólo engañó al mundo científico logrando contra viento y marea un doctorado, sólo por su condición de autoestima megalomaníaca, además de 98 publicaciones revisadas por pares. El caso de Penkowa también trata de malversación de fondos otorgados para su investigación y logrados por el mismo círculos vicioso de: “publicaciónes llevan a prestigio llevan a fondos llevan a publicaciones llevan a prestigio, etc, etc” que caractariza al mundo científico ideal neoliberal.  La Universidad de Copenhague tuvo que devolver 2 millones de coronas danesas (U$S 52.000), de los cuales sólo un cuarto fue aportado por Penkowa. Estos fondos fueron reintegrados al Fondo privado IMK Almene Fonden por haber sido utilizados en gastos que nada tenían que ver con los motivos argumentados en la solicitud, además de ser utilizados para la investigación fraudulenta de Penkowa (17, 18).

 

Penkowa, tan admirada o defendida antes, se ha quedado sola. Elisabeth Bock, entre otros, le ha dado la espalda. Esta científica es una de las que ha tomado la iniciativa, ni bien el caso tomó estado público en diciembre de 2010, junto con otros 58 científicos, para que se lleve una investigación independiente del caso, diferenta a la manejada por el Procurador de la misma universidad investigada. Pero en 2004, Elisabeth Bock halagó al Rector de la Universidad de Copenhague Ralf Hemmingsen, que por entonces era decano, por su actuación durante el caso de la tesis doctoral de Penkowa. En un correo electrónico de aquella época que fue publicado por el periódico Weekendavisen,  Elisabeth Bock pedía que se tomaran medidas contra el jurado que había rechazado la tesis de Milena Penkowa para evitar que ese tipo de ataque se llevaran a cabo en el futuro. En el mismo correo felicitaba al decanato por el manejo efectivo del caso. También sugería que las conclusiones principales del caso fueran publicados en forma eventualmente anónima, por ejemplo en el Diario de la Universidad. También expresaba su deseo de que los amigos trabajasen para que el caso tuviera consecuencias contra el jurado que había rechazado la tesis doctoral de Penkowa en 2002. También pidió que las consecuencias se extiendieran al colega de Bente Finsen, el catedrático de la Universidad en Odense, Jens Zimmer Rasmussen, quien en 2003 le había contado al entonces decano (ahora Rektor de la Universidad de Copenhague) Ralf Hemmingsen que el socio de cooperación de Penkowa en Barcelona, por lo que se decía por ahí, estaba desconcertado por la cantidad de ratas que habían sido parte del trabajo experimental. Elisabeth Bock pidió entonces que se pusiera en cuarentena, por ejemplo, cinco años, a los tres jurados que habían rechazado la tesis de Penkowa. Esto para subrayar que el trabajo de jurado no es una herramienta de poder sino un privilegio. Pidió que se informe al decanato de la Universidad de Odense sobre el comportamiento de Bente Finsen y sobre las sanciones a las que se la sometiere por la Universidad de Copenhague. Además,  sugería que también se informe al decanato de Odense sobre el rol extraño de Jens Zimmer, quien para ella, claramente había quebrantado la confidencialidad por parte de Finsen durante el manejo del caso y que, además representaba una pura calumnia (19).

 

A todo esto, las consecuencias son enormes para todos los estudiantes de doctorados pasados y actuales que hayan publicado con Penkowa, dado que toda la investigación sobre la metalotioneina de Penkowa, ahora está puesta en duda y será, posiblemente investigada. Milena Penkowa eligió como estrategia de investigación estar rodeada de estudiantes de licenciatura o para el doctorado, sin cuidarse de echar de su laboratorio a quien se le antojara sin mayor explicación, como fue el caso de la estudiante de licenciatura Malene Ambjørn. Esta forma de trabajo puede haber facilitado su actuar fraudulento (2, 20, 21).

Me imagino que, como corresponde a todo científico moderno, Milena Penkowa siempre soñó con lograr una publicación en Nature y, en cierto modo, lo logró pero sólo llegó a las noticias. El 7 de enero de 2011, NatureNews publica un artículo titulado: Investigación de fraude sacude a una Universidad danesa, Neurocientífica renuncia, luego de ser acusada de mal comportamiento académico (22).

 

 Cabe destacar que Helge Sande, quien era Ministro de Ciencia, en el momento en que se le dio el premio de Investigadora de Elite en 2009, ya era amigo personal y cercano de Penkowa (23)

 

Como dice el estudiante de historia Senne E. Rasmussen: “En un mundo de leyes de la selva Penkowa es un animal de competencia de pura sangre. Ahora se acusa a una de los investigadores de mayor perfil de hacer trampa con los resultados y con el dinero, en un caso que le ha costado a la Universidad de Copenhague millones y cuyos hilos alcanzan al rector (24).

 

Pero para que algo así pudiera suceder en un país que es considerado menos corrupto que la mayoría, a pesar de lo que Shakespeare le hiciera decir a Hamlet, es necesaria una ideología neoliberal, que abarca a todos los sectores de la sociedad, incluso al sector científico, competitivo, de mercado, donde ciencia y científicos cotizan de acuerdo a lo que logran vender, sea su persona o su producto. Cuando el honor, la modestia y los ideales de servicio al público son conceptos menospreciados y hasta ridiculizados o manipulados por el mercado que vende ilusiones, estas cosas pasan y seguirán pasando, también en el mundo de la ciencia. Qué triste, porque el trabajo del científico puede ser tan lindo cuando se hace con inteligencia y curiosidad por lo real! En fin!

 

1) http://universitypost.dk/node/9039

2) http://www.eliteforsk.dk/modtagere/prismodtagere-2009
/milena-penkowa,

http://universitetsavisen.dk/videnskab/fuld-fart-frem-og-ud-over-kanten

3) http://www.labome.org/expert/denmark/penkowa/milena-
penkowa-1305669.html

4) http://universitypost.dk/article/penkowa-head-fake-department

5) http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed?term=penkowa

6) http://universitypost.dk/article/penkowa-head-fake-department

7) http://universitypost.dk/article/milena-penkowa-fights-back-
media-interview

8) http://ing.dk/artikel/114704-milena-penkowa-stjerneforsker-eller
-stjernefusker

9) http://www.kulone.com/ALL/Event/1448219-Taller-de-Autoestima
-y-Marketing-Personal

10) http://socialmarketing.blogs.com/r_craiig_lefebvres_social/2006/01/
_the_winter_200.html

11) http://www.troubledwith.com/ParentingChildren/A000000514
.cfm?topic=parenting%20children%3A%20low%20self-esteem

12) http://nyhederne.tv2.dk/article.php/id-38370817:rektor-fejlede
-ved-penkowas-rottefors%C3%B8g.html

13) http://www.dagensmedicin.dk/nyheder/2011/02/07/professorer
-far-undskyldni/, http://lamp.sdu.dk/~stije09/wordpress/?p=437

14) http://www.b.dk/danmark/forsker-koster-universitet-mio

15) http://nyhederne.tv2.dk/article.php/id-38366005:milena-
penkowa-censor-i-sidste-uge.html

16)  http://www.dr.dk/Nyheder/Indland/2011/03/07/075606.htm

17) http://blogs.nature.com/news/thegreatbeyond/2011/03/danish
_neuroscientist_convicte.html

18) http://www.dr.dk/Nyheder/Indland/2010/11/25/201741.htm

19) http://www.weekendavisen.dk/art/vendekaaber

20) http://universitetsavisen.dk/videnskab/phd-studerende-vil-boerste-penkowas-ry-af-sig

21) http://ageing.iaru.ku.dk/content/us/neurodegeneration/people/
penkowa_milena

22) http://www.nature.com/news/2011/110107/full/news.2011.703.html

23) http://www.bt.dk/politik/helge-sander-raadgav-svindel-anklaget-forsker

24) http://universitetsavisen.dk/videnskab/fuld-fart-frem-og-ud-over-kanten