Estrategias  de  Mercado  de  las  Transnacionales

Conferencia en la Contra-Cumbre Mar del Plata 2005

Lilian Joensen  -  Grupo de Reflexión Rural, Argentina

 

Trataré de explicar aquí, cómo las transnacionales están cooptando los términos sustentable y orgánico referidos a la producción en Sudamérica, para emprolijar su imagen pública.

Al principio, la producción industrial de alimentos fue vendida como la forma de combatir el hambre y la pobreza en el tercer mundo. Lo mismo se hizo con los transgénicos. Pero pocas décadas después de comenzada la revolución verde, las consecuencias fueron, no sólo mas hambre y pobreza sino que la deforestación, la desertificación, el desempleo, los desalojos, la contaminación, los problemas de salud, junto con la pérdida de soberanía alimentaria, la privatización de las semillas, así como la dependencia de agroquímicos y maquinarias provistos por las mismas empresas transnacionales.

 

Las empresas transnacionales detrás del modelo de la revolución verde, en vez de reconocer los daños causados a las sociedades y al medio ambiente y ofrecer reparación verdadera, ahora inventan lo que llaman: Responsabilidad Social Empresarial (RSE). Como el mismo Banco Mundial dice en su página de Internet:

 

"El programa de gobernabilidad corporativa y responsabilidad social empresarial (RSE) fue lanzado por el Sr. Wolfensohn dentro del Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, en enero de 2000. Este programa, se enfoca en los desafíos de fomentar el desarrollo sostenible y equitativo, incluyendo la creación de una amplia aceptación de la responsabilidad social empresarial como parte integral de la estrategia corporativa.

 

Desarrollado en conjunto con el programa de gobernabilidad corporativa, el programa de RSE, comprende una amplia gama de iniciativas clave relacionadas con el tema y enfocadas hacia la reducción de pobreza, la buena gobernabilidad y el buen clima de inversión".

 

http://web.worldbank.org/WBSITE/EXTERNAL/WBI/WBIPROGRAMS/CGCSRLP/

,,contentMDK:20415121~pagePK:64156158~piPK:64152884~theSitePK:460861,00.html

 

En efecto, la RSE es una técnica de mercado de las compañías para obtener una mejor imagen para vender sus productos. Es un mero instrumento de propaganda de sus productos hacia un público que ha adquirido más conciencia de los temas ecológicos y sociales y se ha vuelto crítico con respecto a los métodos industriales de producción agropecuaria en el tercer mundo. Para mantener la fachada de RSE, las compañías transnacionales apoyan programas de la Sociedad Civil y de los Gobiernos. Apoyan acciones de voluntarismo de sus propios empleados y directivos. Desarrollan programas de mercadeo que involucran causas aparentemente sociales o ambientales. Para modificar la imagen que el público tiene de las empresas, éstas últimas no llevan a cabo los programas por ellas mismas, pero "colaboran" con las ONGs.

 

La Universidad de San Andrés pertenece a la Liga de RSE y Desarrollo Sostenible y tiene su base en la Pcia. de Buenos Aires. En ella se realizan cursos para miembros de ONGs y personal de empresas en su Programa de Responsabilidad Social.

Según su propia página de Internet ella dice:

"...La Universidad de San Andrés ha sido pionera en este campo lanzando en el año 1997 el primer postrado en América Latina dirigidos a profesionales del llamado Tercer Sector e incorporando programas dirigidos a líderes de ONGs, staff corporativo de relaciones con la comunidad, inversores sociales y filántropos y emprendedores sociales juveniles".

Director: Dr. Gabriel Berger

http://www.udesa.edu.ar/responsabiidadsocial/

 

De acuerdo a un curso realizado en la Universidad de San Andrés sobre RSE, la colaboración entre empresas y ONGs consta de tres fases: Durante la Fase 1, la empresa realiza donaciones a una ONG.

 

Durante la Fase 2, la empresa moviliza sus recursos, contribuyendo a que sus clientes hagan donaciones también. Mientras tanto, la ONG provee Valor de Marca, por ejemplo permitiendo que la empresa utilice su logo, reconocido fácilmente por el público. De esta forma, la ONG que ha adquirido prestigio público puede legitimar los negocios de la empresa. La ONG se vuelve un instrumento de mercado de las transnacionales.

Finalmente la Fase 3 es cuando las relaciones entre el sector de los negocios y las ONGs se tornan "profundas e intensas". Esta es la fase denominada "Integrativa". Para validar la RSE, "expertos" del mundo industrializado, con fondos de las Agencias de Desarrollo correspondientes, los bancos y las empresas transnacionales, consultan a "expertos" de las ONGs de los países del tercer mundo que mejor se amoldan a los intereses del sistema neoliberal.

 

Se producen reportes de las "consultoras" que son mejorados continuamente con respecto al idioma para parecer más "progresistas" y  "democráticos". Las características comunes de estos reportes son la aseveración de que el "Libre Comercio" llegó para quedarse y que el crecimiento industrial y la demanda de materia prima provista por el Tercer Mundo va a aumentar indefectiblemente un tanto determinado durante los próximos años. Dicen que las cosas andan mal, pero dado que el "crecimiento" va a seguir y eso no se puede cambiar en sus informes mencionan estudios de casos y dibujan escenarios mejores y peores imaginados por los "expertos". Se recomiendan mesas redondas y foros entre las ONGs, la industria y representantes de las Instituciones gubernamentales del Sur y del Norte. Hablan de la necesidad de las "certificaciones" de los productos como provenientes de recursos "sustentables y responsables", así como el manejo y los servicios de los recursos naturales.

Todo esto, por supuesto, en el nombre de los pobres y los hambrientos. Y es aquí donde varias ONGs se están equivocando. Muchas de ellas por pura ingenuidad de sus miembros que realmente quieren hacer algo por los pobres o la naturaleza y no logran entrever las trampas de un sistema neoliberal que tiene los medios de tiempo y dinero para estudiar como manipular a la opinión pública.

 

En este contexto es que las filosofías originales detrás de la producción orgánica se han puesto en peligro por la colaboración de determinadas ONGs con los agronegocios. Por definición, la producción orgánica debería ser dirigida hacia la producción y el consumo locales y se refiere a parcelas pequeñas donde las extensiones tienen "dimensiones humanas". Además, la confianza está basada y sostenida sobre condiciones y procesos éticos.

 

La Certificación o "Testimonio de Tercera Parte" es un fenómeno parásito y proviene de la distorsión del concepto de la producción orgánica, cuando ésta comienza a producir para el "mercado" y especialmente para los mercados transoceánicos. En este caso, el origen de la producción está alejado del consumidor. Entonces, los costos adicionales de certificación entran en el sistema. La certificación no agrega valor al producto, pero agrega costos. Y si los productos no están certificados, no son legales para la venta. Luego, se agregan también los costos de transporte, de depósito y de manipulación de bienes. La consecuencia de todo esto es que la producción orgánica termina estando sólo al alcance de las elites y de los que pueden pagarla como un artículo de lujo. La certificación burocratiza también los procesos de producción y comercialización tomando el poder de los pequeños productores y dándoselo a las empresas.

 

Con el advenimiento de los productos transgénicos, ahora, incluso se propone la certificación de los productos de agricultura convencional (con uso de agroquímicos) como de origen sustentable y responsable. Se van corriendo las fronteras siempre a favor de las transnacionales.

 

En el cono sur de América Latina, la soja se produce para alimentar animales en Europa y China. La soja transgénica (SojaRR) construida por Monsanto para ser resistente al herbicida RoundUp (glifosato) comercializado por la misma empresa, se introdujo legalmente en la Argentina sin previa discusión pública o de las instituciones democráticas del gobierno. Hoy día, más del 95% de la soja en el país es transgénica. En Brasil, Bolivia y Paraguay, la sojaRR fue introducida ilegalmente desde la Argentina y hoy día, más de la mitad de la soja en Brasil y Paraguay es transgénica. Algunas ONGs del norte creen que para salvar a Brasil de la soja transgénica, es importante promover la "certificación" de la soja convencional y la orgánica.

Esto es también un negocio para algunas ONGs ambientalistas como la WWF, la Conservation Internacional y Nature Conservancy, dado que tiene alguna participación en el proceso de certificaciones y directa o indirectamente (por recibir fondos para esto) lucran del mismo. Por ello, mantienen mesas redondas con agronegocios y "agronegocinhos", creyendo que van a convencerlos de no pasarse a la soja transgénica. Están preocupadas de que para el año 2020, 22 millones de hectáreas de bosques y sabanas se perderán en Sudamérica por la soja.

Por ello proponen mecanismos inviables de rotación entre soja y ganado para reducir la deforestación a 3,7 millones de hectáreas. Esta idea de salvar parches de naturaleza, es lo que se da en llamar. "producción sustentable de soja". Para el Aceite de Palma hay proposiciones gatopardistas similares. Detrás las ideas de mesa redonda y foros, se encuentra directamente la idea de la extensión de la frontera agropecuaria como se puede ver en el informe de la WWF a USAID donde usando el nombre de los campesinos e indígenas, se mencionan reuniones con CAPECO para ampliar la frontera agropecuaria.

http://pdf.dec.org/pdf_docs/PDACD125.pdf

http://www.usaid.gov/policy/budget/cbj2005/lac/pdf/526-005.pdf

 

O el Foro de los 100 millones sustentables donde con la participación activa de Greenpeace y Vida Silvestre junto con AACREA y AAPRESID, entre otras, se habla de expandir la frontera agropecuaria entre 5 y 12 millones de hectáreas para llegar a la producción de 100 millones de toneladas de granos.

 

Por otro lado, Lynn Clarkson, de Clarkson Grain, el mayor productor de soja orgánica para la producción de "leche" de soja dijo durante su visita a la Argentina, hacia fines de 2004 que la Argentina tiene un buen potencial para tornarse en una gran proveedora de soja orgánica. ¿Cómo puede ser así, cuando hoy día en Argentina más del 95% de su soja es sojaRR?. Simplemente, porque la Argentina, según Clarkson, tiene tanta tierra virgen que sería fácil obtener la certificación para la soja orgánica rápidamente. Esta idea implica la destrucción de tierras vírgenes para producir aún más soja, pero para los mercados orgánicos.

La certificación para exportación de soja orgánica necesita también de puertos especiales. En la Argentina, Cargill es la única compañía que tiene esas facilidades en la zona de Timbres en el Río Paraná.

 

El mismo concepto de Reforma Agraria será cooptado por la RSE en el marco de las certificaciones. En él, la propiedad de la tierra deja de tener importancia siempre y cuando la agroindustria pueda decidir qué y donde producir. La agricultura de subsistencia está en peligro.

Cargill dice en su página de Internet:

"De hecho, el desarrollo agricultural es un gatillador necesario para un desarrollo económico amplio, sustentable para la mayoría de los países. El desarrollo agricultural estimula el crecimiento auto-sustentable en dos formas principales. Primero, por medio del aumento de la productividad, aumenta el ingreso de los granjeros. Segundo, libera mano de obra de la agricultura de subsistencia que puede ser empleada en las actividades de manufacturación o de servicios".

http://www.cargill.com/news/media/030518raisbeck.htm

En su libro "Gigante Invisible" producto de la investigación sobre Cargill, Brewster Kneen cita a la empresa en el siguiente párrafo:

"Hay una creencia equivocada de que la mayor necesidad agrícola del mundo en vías en desarrollo es alcanzar la capacidad de producir comida para el consumo local. Esto es un error…

Los países deben producir lo que ellos mejor hacen, y comerciarlo. La agricultura de subsistencia… encamina al mal uso de recursos y daña el medio ambiente (12)…"

 

La Nature Conservancy, financiada por la Embajada Británica y con el apoyo de Cargill inauguró el 25 de abril de 2005 un proyecto para certificar soja en Brasil.

Por otro lado, aprovechando el actual debate instalado por la crisis energética, dada la proximidad real de la extinción del petróleo como fuente, la industria y algunas ONGs están hablando seriamente sobre producir biocombustibles. Esta es otra de las amenazas, dado que significa indefectiblemente mas monocultivos de sojaRR, de caña de azúcar, y de otros monocultivos que ya han puesto al planeta en riesgo de mas calentamiento global. Lula dijo, al inaugurar una planta de biodiesel en Brasil que la soja buena era para comer, y la otra (sojaRR) para biodiesel.

 

Mientras tanto en Paraguay, los desalojos violentos y las masacres de campesinos e indígenas organizados, para abrir paso a nuevos campos de soja, suceden con el apoyo de la policía y las fuerzas militares. Paraguay ha otorgado inmunidad a tropas de los EEUU y las mismas se están instalando en este país estratégico que limita con otros países ricos en recursos naturales como Bolivia, Argentina y Brasil. Esto es parte de la llamada "Guerra de Baja Intensidad". Y por supuesto, se aducen razones de seguridad. En este contexto, es importante mencionar otro informe sobre América Latina producido para el Gobierno de los Estados Unidos de Norteamérica: "América Latina 2020:

Discutiendo escenarios de largo plazo". En el mismo se dice en el punto 4.1, página 12

 

http://www.cia.gov/nic/PDF_GIF_2020_Support/2004_06_06_papers/la_summary.pdf:

 

"…los movimientos "indígenas radicalizados y políticamente revolucionarios de América Latina podrían converger eventualmente con los movimientos no indígenas radicalizados como los Sin Tierra de Brasil, los campesinos paraguayos y ecuatorianos y los piqueteros argentinos. Estos grupos ya existen en varios países de América Latina. En este escenario, en el 2020 estos podrían crecer exponencialmente. El irredentismo resultante podría incluir el rechazo al  orden político y económico occidental mantenido por latinoamericanos de origen europeo..."

De esta forma, se están protegiendo la agroindustria y otras "Empresas Socialmente Responsables", para asegurar su acceso a los recursos naturales de nuestro continente, como la tierra para la soja y otros cultivos de exportación, el agua y el gas natural que están siendo defendidos valiente y seriamente por los indígenas y campesinos de los países que limitan con Paraguay, del Paraguay mismo, por supuesto, y de toda América Latina, desde México hasta Tierra del Fuego.

 

Otro manejo para apropiarse de nuestros recursos naturales es el llamado Canje de deuda por naturaleza que además implican los llamados Manejos y Servicios Ambientales.

Según explica James P. Resor, director de Conservation Enterprises (Empresa de Conservación), Fondo Mundial para la Naturaleza, Estados Unidos:

"En 1984, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) puso en marcha el sistema de canje de la deuda por actividades de protección de la naturaleza..." ...Mediante este sistema se obtienen fondos para utilizarlos en iniciativas nacionales de conservación, basándose en el modelo de conversión de deuda en capital, en el que agentes del sector privado compran deuda a menor precio y la intercambien por inversiones en moneda nacional en el país endeudado..."

 

...Por ejemplo, dos canjes efectuados en el Ecuador por Fundación Natura (una ONG ecuatoriana), el WWF y The Nature Conservancy (una organización ecologista radicada en los Estados Unidos) en 1987 y 1989 permitieron financiar un programa cuyo costo era de 10 millones de dólares. El Banco Central del Ecuador debe reembolsar el monto del canje a Fundación Natura en un plazo de nueve años, colocando cada año un porcentaje en un fondo de dotación de capital que se mantendrá a perpetuidad (Gibson y Curtís, 1990). A su vez, Fundación Natura colabora con el Ministerio de Agricultura y Ganadería del Ecuador (que es responsable de los parques nacionales) y con numerosas ONG nacionales en la ejecución de diversos programas de conservación. Así, el programa de canje de deuda, por un monto de 10 millones de dólares, ha generado ya en el Ecuador más de 10 millones de dólares en moneda nacional para actividades de conservación y continuará generando fondos durante los próximos años..."

http://www.fao.org/documents/show_cdr.asp?url_file=/docrep/w3247s/w3247s06.htm

Cabe destacar que Fundación Natura no es una ONG cualquiera en Ecuador como podría entenderse del texto de Resor, sino que es la ONG asociada a la WWF en Ecuador, como Vida Silvestre es la ONG asociada a WWF en la Argentina. Además aclara la WWF que:

"Para llevar adelante su trabajo, el WWF forma alianzas con muchos organismos, incluyendo algunas organizaciones de la ONU, la UICN, agencias de desarrollo como la Comisión Europea, USAID, o el Banco Mundial. Con este último, el WWF ha formado una alianza para abordar temas forestales".

http://www.vidasilvestre.org.ar/WWF/wwffacts2003_sp.doc

 

Una noticia de Prensa Latina del día 29 de julio de 2005 nos informa que:

"Paraguay entrega parte de su biodiversidad" y comenta: "Paraguay clasificó desde enero "para transformar una parte de los adeudos en desarrollo sostenible de recursos naturales", por haber cumplido con las condiciones políticas y económicas del Acta de Conservación de Bosques Tropicales", (TFCA, siglas en inglés)...

…Miembros del Ministerio de Hacienda de la nación sudamericana ya se reunieron con funcionarios del Departamento del Tesoro y representantes de las organizaciones no gubernamentales (ONG´s) World Wildlife Fund (WWF) y Nature Conservancy

…El Corredor Monta Marino Maya (Belice), y el Santuario Histórico de Machu Picchu y la denominada Reserva Natural de Pacaya-Samiria (Perú), ya son víctimas del TFCA, un mecanismo que facilita la inversión privada en la explotación de la biodiversidad.

Ahora, con Paraguay, está en la mira parte de la Amazonia y el Acuífero Guaraní, desde el agua hasta especies en peligro de extinción como el jaguar, el águila arpía y plantas exóticas".

Para concluir, la agricultura de subsistencia capacita y permite a las poblaciones campesinas a no formar parte del mercado global. Por ellos estas poblaciones son prescindibles para el modelo.

Al mismo tiempo, el informe para el Gobierno de EEUU, "América Latina 2020" nos comunica que los mismos prescindibles son al mismo tiempo peligrosos para los intereses del Norte. La industria de los alimentos también entiende que los pobres les cierran al modelo cuando pueden ser incorporados en el modelo de "Base de la Pirámide". La Alianza Global para Alimentos Mejorados (fortificados) nos dice que el mundo de los negocios se esta dando cuenta que 4 mil millones de personas que viven con menos de U$S 2 por día representan una oportunidad sustancial nueva de crecimiento. Y nombra como ejemplo a varias empresas de alimentos enriquecidos (P&G, Danone, Tetra Pak, Unilever, Nestle, Seaboard). Consideran herramientas útiles a ONGs como Consumers International, CIVICUS y Consumer Voice. El ideólogo del modelo de Base de la Pirámide C K Prahald explica: "Las multinacionales se beneficiarán de aprender cómo comprometerse con las ONGs... Las ONGs se beneficiarán de la sociedad con las multinacionales..."

http://www.gainhealth.org/gain/ch/en-en/index.cfm?page=/gain/home/about_gain

 

El modelo agroexportador estaría dispuesto a negociar con ONGs conservacionistas y ambientalistas parches e islas de naturaleza y pequeños socio-ecosistemas para turismo o "comercio justo". A cambio las ONGs conservacionistas y ambientalistas internacionales desesperadas por conseguir fondos para mantenerse, aceptan negociar ampliar las fronteras agropecuarias.

La agricultura de subsistencia es fuente de recursos y dignidad de los pueblos del tercer mundo, pero mantiene a los pueblos originarios y campesinos "prescindibles" al modelo neoliberal. El modelo agroexportador rompe con la agricultura de subsistencia. Los "prescindibles" son expulsados del campo, los bosques y los mares para engrosar la población "pobre" urbana.

 

Allí pasan de ser "prescindibles" a formar la "Base de la Pirámide" del modelo neoliberal. Los proyectos gubernamentales, los de NU, el BM, el BID, de agencias de desarrollo norteamericanas y/o europeas y de ONGs asistencialistas de "ayudas alimentarias y comedores comunitarios" son fuente de suculentos ingresos y grandes negocios para las Empresas del agro y alimenticia.  Al mismo tiempo mantienen la "gobernabilidad corporativa".

La pobreza y la marginalidad le cierran bien al modelo neoliberal. Todo es vendible: La Pobreza también.