Conferencia Prensa Contra la Mesa Redonda de la Soja Responsable - 22 de abril 2008

Porque No existe Soja Responsable
Ing Agr Adolfo Boy – GRR

 

Como el tema de nuestra Conferencia es la Mesa Redonda de la Soja Responsable, debemos comenzar por cuestionar que si hay una soja responsable, de hecho hay una irresponsable…

También deberíamos recordar que en el 2004 esta misma Mesa se denominaba de la soja Sustentable…Seguramente los asesores de imagen habrán aconsejado el cambio para que el maquillaje verde sea mas eficiente, en especial en momento que nuestro querido país se sorprende al saber que significa ser una republiqueta sojera.

 

Nuestra oposición a la RTRS, la hemos reiterado desde su lanzamiento y afortunadamente vemos que algunos fervientes difusores de la iniciativa se han apartado y otros nos han anticipado se están replanteando su permanencia.

Para entender nuestra oposición, bastaría con leer nuestros documentos, pero creo que hoy es conducente releer a nuestro amigo Brewster Kneen en Cargill el Gigante Invisible: en 1995, un directivo de Cargill expresaba “Hay una creencia equivocada de  que la mayor necesidad agrícola del mundo en vías de desarrollo es alcanzar la capacidad de producir  comida para el consumo local. Esto es un error... Los países deben producir lo que ellos  mejor hacen, y comerciarlo... La agricultura de subsistencia... encamina al mal uso de recursos y daña al medio ambiente.

 

Esta idea subyace en nuestros científicos, institutos tecnológicos y universidades, si bien en este caso B.K. cita al  vicepresidente  de Cargill, sostenendo: 

Romper el ciclo de pobreza significa cambiar de la agricultura de subsistencia a la agricultura mercantilizada. La agricultura de subsistencia evita que crezca el ingreso  de los campesinos; deja a las poblaciones fuera del sistema del comercio de los alimentos y por consiguiente los hace  más vulnerables a los desastres  naturales,  dañando el medio ambiente a través del uso indiscriminado de recursos de las frágiles tierras.

Bastaría con desmenuzar estos conceptos para entender quienes diseñaron esta republiqueta sojera y ver la distancia a la idea que proponemos de la Soberanía Alimentaria que es “el derecho de los pueblos a una alimentación y a un medio ambiente sano, a decidir qué alimentos quieren consumir y cómo se tienen que producir, a definir su propia política agraria y alimentaria, con pleno acceso a la tierra, al agua y a las semillas”

 

Sentar a los pequeños productores a la Mesa Redonda de la Soja Responsable es proponerles que se asocien con quienes tarde o tempranos los harán desaparecer.

Pero dicho pronóstico vale también para la realidad de los que hoy se “autodenominan” pequeños productores, ya que este modelo “NO PERDONA” el ser pequeño, y no perdonará tampoco los intentos de la Subsecretaría de Desarrollo Rural, recientemente confirmada como “moneda de cambio” en las negociaciones de las 4 entidades del agro con el gobierno.

Para decirlo mas exactamente todo intento de recuperación de la Soberanía Alimentaria, de producciones sanas, locales, de bajo insumo, para consumo local, todo será en vano si no se desactiva el modelo y decimos desactivar pues hoy TODO EL ESTADO apoya, fogonea este modelo que las multinacionales de las semillas y el comercio de granos han impuesto. Volviendo al Gigante Invisible, allí se documenta que “Cargill nunca, en toda su historia, ha temido decirle a los gobiernos , a cualquier  nivel, lo que deben hacer ,tanto privada como  públicamente. A veces esto se traduce en  términos de desarrollo económico, a veces en condiciones humanitarias, y a menudo simplemente como un desnudo interés propio.

 

La Mesa Redonda de la Soja Responsable se actualiza y promueve la producción de soja genéticamente modificada como "soja responsable", de manera que nos imaginamos a pequeños agricultores de subsistencia, impulsados a ganar escala, a ser “competitivos”, utilizando grandes cantidades de agrotóxicos, relegando sus producciones de autosuficiencia, perdiendo la biodiversidad y la Soberanía Alimentaria.

Con “la imagen de los derechos humanos de pequeños campesinos”  los Bancos Holandeses (En Holanda, la soja será transformada en ración animal), las multinacionales del comercio de cereales, con una serie de ONG coptadas por los agronegocios, afianzan su plan de establecer  un estándar global para la soja transgénica, de manera de tranquilizar a los consumidores del primer mundo que están muy preocupados por la deforestación y el cambio climático, pero exigen alimento barato  para sus animales en confinamiento y agrocombustibles “ecológicos” para no abandonar la sociedad del derroche energético.

 

Los campesinos que hoy luchan por permanecer en sus tierras, serán tentados con el dinero fácil de la exportación de soja. Seguramente no se les mostrará que, desde la semilla, hasta el último insumo los hará dependiente de la “cadena alimentaria” a la cual quedarán encadenados, ya que esa soja debe ser certificada según los criterios de los clientes europeos y que solo quienes manejan la “cadena” serán los compradores, de un producto que NO ES ALIMENTO para humanos, el que deberán comprarlo en la góndola. Pero se trata de que se permita a Cargill cumplir con su rol:” La seguridad alimentaria se traduce a menudo equivocadamente como una demanda para la autosuficiencia alimentaria. No tiene que significar que cada país produce sus propios comestibles básicos en su totalidad. De hecho, un sistema de comercio abierto tiene tres ventajas indiscutibles por encima de la autosuficiencia... Primero, el comercio reduce los riesgos de la cosechas  deficitarias... Segundo, el comercio baja el costo de  la comida  dando  acceso a los consumidores a los productores eficaces... Tercero, el comercio levanta los ingresos y mejora las dietas a través de la ventaja comparativa.”

 

Mas concreto imposible, B.K. afirma:” El archienemigo  de Cargill es la agricultura de subsistencia, el auto-abastecimiento, la auto-dependencia, o como quiera llamarse a cualquier alternativa a estar incorporado a su creciente sistema de dependencia global. Si usted tiene o desea un ingreso monetario seguro y adecuado, y está entre los decrecientes números de granjeros industriales, la política de Cargill puede que sea su política actual. Para la mayor parte de la población del mundo, la política de producción industrial de Cargill  es primero, el camino a la dependencia y luego a la inanición por  falta  poder adquisitivo.

Mas allá de los peligros que mencionamos contra la RTRS, queremos poner en descubierto la mentalidad del stablishment científico tecnológico nacional, que imagina a las producciones familiares regidas por protocolos y BPA y BPM, hasta produciendo bioproductos -ej. biocombustibles, biofármacos, bioplásticos, fermentaciones industriales- ya que se presentan fuertes oportunidades de interrelación con actores externos, anadonando su función social de velar por la soberanía alimentaria y se la impulsará a abandonar la autoproducción de alimentos para que, como publicó CLARIN Rural el sábado 12 de mayo 2007,pag 20  Anunció Romina Picolotti…la jatropha,… una oleaginosa de origen asiático…se están haciendo experiencias en Santiago del Estero y en otra provincias del Noroeste y Nordeste…Con la idea de que el casos típicos de PAF de subsistencia se la abandone con la ilusión de: generación de empleos y eventual aumento de la renta en condiciones de sustentabilidad.

 

Se ignora que en las tierras que se propulsa el cultivo de jatropha, hay producción familiar de cabras, aves de corral, miel.

Con frecuencia las instituciones de ciencia y tecnología reconocen el sector de la agricultura familiar y la necesidad de apoyo que éste tiene para lograr sustentabilidad en sus sistemas productivos, contribuyendo a una sociedad más equitativa, pero surge el cuestionamiento si DICHO RECONOCIMIENTO  está hecho bajo la perspectiva del respeto a las características únicas de la PAF y su agricultura de procesos o se la quiere transformar en “competitiva” con la agroindustria de escala, condenandola así a su desaparición.

 

Es llamativo que dentro mismo del INTA se manifiestan estas contradicciones, por ejemplo con referencia a los agrocombustibles, el Dr. Reinaldo R Muñoz. Jefe Estudios Económicos INTA Pergamino, expresa Las cifras del consumo de alimentos y el consumo de petróleo mundial resultan muy diferentes y a pesar de la dificultad de medirlas en volumen o en toneladas, las primeras resultaron fuertemente superadas por el consumo de petróleo. La carga para la agricultura de generar energía parece muy pesada y las medidas de promoción de bio combustibles en los países líderes pueden detonar un conflicto alimentario muy grave con repercusiones aún desconocidas para los países más pobres. En lo mediato pueden traer un encarecimiento generalizado de los alimentos.

Los bio combustibles no deberían ser tomados como la solución al problema energético y ambiental, sino como partes de un complejo proyecto humano y energético en cuyas soluciones los países lideres aún no están de acuerdo.

 

También el biodiesel será destino de la supuesta soja responsable, siempre y cuando pague menos derecho de exportación…con más ganancia para los agronegocios.