Buenos Aires, 7 de enero de 2004

 

 

Sr. Ministro de Relaciones Exteriores

Lic. Rafael Bielsa

 

De nuestra mayor consideración y respeto:

 

1.        Durante el año próximo pasado en razón de organizarse la reunión de Cancún y con motivo de que nuestro país decidiera acompañar la demanda de los EEUU contra Europa ante la OMC para que levante su moratoria sobre OGMs, realizamos múltiples entrevistas con Secretarios de su Ministerio para alertarlos sobre la extrema gravedad que implicaba esa decisión. Durante los años 90 nuestro país se plegó a una doctrina internacional que, como UD recordará, el anterior Canciller con franqueza brutal denominó de las relaciones carnales. Nosotros consideramos que el acompañar la demanda ante la OMC  se halla exactamente en los mismos cursos de acción.

2.        Con anterioridad y con fecha 5 de mayo del 2003, siendo Presidente el Dr. Duhalde, elevamos nota por expediente al Sr. Martín Redrado, con las mismas preocupaciones que ahora manifestamos ante usted y explicándole que “los Estados Unidos necesitaban vencer la resistencia de los países europeos obligándolos a la aceptación plena y sin discusión científica ni económica de los OGMs, y para ello desarrollan acciones directas e indirectas que se incluían en el esfuerzo bélico que desarrollaban”.  Al entonces Secretario de Relaciones Económicas Institucionales nuestra carta no le mereció la más mínima respuesta. Confiamos en que, habida cuenta de los cambios notables y renovadores producidos por el actual Gobierno, que esta carta tenga otro destino.

3.        Ahora le acompañamos aquella presentación realizada al Dr. Martín Redrado para probarle a UD nuestra consecuencia en una lucha que llevamos desde el año 97 como organización de ciudadanos, anticipando reiteradamente las situaciones de catástrofe ante las que ahora nos hallamos.

4.        Lamentablemente, nuestras numerosas entrevistas y campañas de correos electrónicos y presentaciones públicas y privadas durante el año 2003, ante diversos sectores del actual Gobierno, no lograron antes de Cancún torcer la sorprendente voluntad de mantener la alianza con los EEUU, nuestros mayores competidores en el comercio internacional, para enfrentar junto a ellos a nuestros mejores clientes, nos estamos refiriendo a la Unión Europea.

5.        Y se mantuvo entonces la voluntad de acompañar a los EEUU en la demanda contra la UE a pesar de las numerosas promesas de modificar esas políticas que recibimos de altos funcionarios de ese Ministerio de Relaciones Exteriores, así como también sus propias promesas realizadas a Greenpeace, según nos fue informado por ellos, a quien UD convocó para el caso seguramente porque lo considera una expresión representativa de los movimientos y redes sociales de ciudadanía en nuestro país.

6.        Pese a todo lo anterior la política argentina en lo atinente a la demanda contra Europa no ha sido hasta el momento modificada.

7.        La presente es para reiterar nuestro profundo rechazo a la sumisión que refleja el acompañar a los EEUU contra Europa en la Demanda ante la OMC, acto bochornoso que en el actual clima bélico de la guerra de Irak y  de las amenazas de militarización global del Presidente Bush, puede equipararse a otros hechos penosos de nuestra política exterior que se realizaron durante la guerra del Golfo.

8.        Esa coherencia en política exterior de nuestro país nos preocupa en extremo, porque habla de decisiones estratégicas que no han sido modificadas desde hace muchos años. Nos vemos ahora en el año 2004 teniendo que repetir los mismos argumentos que empleamos con la embajadora Elsa Kelly en los finales de los años 90, o cuando denunciamos en el 2003 al embajador Ablin por sus gravísimas manifestaciones vertidas en el suplemento rural del Diario Clarín.

9.        Extraña lógica la de nuestra Cancillería que alguna vez nos explicó la embajadora Elsa Kelly : “Nos comprarán la soja quieran o no quieran”. Si pusiéramos en práctica estos criterios en un comercio de barrio nuestro proyecto empresarial no duraría una semana. En la política exterior seguramente no nos va mejor pero nos cubre la impunidad y la irresponsabilidad de los funcionarios que no rinden cuentas ante los ciudadanos de las conductas llevadas adelante durante su gestión.

10.     Suponemos asimismo que la voluntad de ese Ministerio de no ratificar el Protocolo de Bioseguridad de Montreal responde a las mismas políticas de sumisión que le estamos cuestionando. Varios de nosotros estuvimos presentes en aquellas jornadas en Canadá y aún recordamos con bochorno el rol jugado por nuestro país, y el profundo desprecio que nos manifestaran numerosas delegaciones presentes. Aún más todavía Sr Canciller, podemos asegurarle que uno de los gritos que se escuchaban a las seis de la mañana y en momentos en que se decidía la firma del Protocolo, era el de “Firmar sin la Argentina”…

11.     Y porque nos resulta inaceptable que esas políticas permanezcan y porque nos rebelamos a que la política exterior argentina sea colocada al servicio de maniobras tales como las que expresa hoy la demanda ante la OMC, le anunciamos por la presente  que una vez constituido el Panel respectivo, y de no ser aceptada por nuestro país como valedera y suficiente la “submission” europea y dada entonces por concluida al menos por nuestro Gobierno, de manera relativamente honorable la  demanda, nos presentaremos ente el Presidente del Tribunal mediante un “amicus curiae” para ser querellantes contra nuestro Gobierno.

12.     Si nos preocupamos de  expresarle lo anterior es porque hemos mantenido con el actual Gobierno y en el marco de lo que en nuestros libros denominamos “Estado de Gracia”, una relación de absoluta transparencia y honestidad, aportando en todas aquellas instancias en que fuimos recibidos, nuestras propuestas para salir de la actual situación de hambre, despoblamiento,  monocultivos y desempleo generalizado. Durante demasiados años aguardamos el cambio y los gestos que ahora presenciamos a diario con alegría y con expectativas, y es por ello que nuestro compromiso de sumarnos a una campaña internacional contra las políticas exteriores de la Argentina, nos pone en la disyuntiva de  optar entre nuestras simpatías y nuestros compromisos éticos. No dudaremos sin embargo, en llegar hasta las últimas circunstancias por hacer valer esos compromisos.

13.     Desde hace mucho y hoy lo reiteramos ante UD, proponemos un diálogo amistoso y una relación bilateral franca con Europa, dejando de lado las actuales influencias norteamericanas que dan por sentada la imposibilidad de salir de la actual insumo dependencia del paquete Biotecnológico. Trabajar en función de un mercado dado significa  adecuarse a los gustos y preferencias de esos consumidores. Otra cosa es un disparate que sólo ha justificado durante los años 90, la pretensión de participar de los enfrentamientos comerciales entre las grandes potencias, jugando nosotros de cómplices de los EEUU.

14.     Las compañías biotecnológicas han invertido mil millones de dólares en productos transgénicos que el grueso de la población del mundo no necesita ni desea. Estamos convencidos que tales productos dejan a un lado la opción del consumidor, hacen a los campesinos dependientes de los grandes negocios de las multinacionales  y minan la seguridad alimentaria en los países en vías de desarrollo.

15.     Estamos convencidos también, que el despegue industrial que se nos propone manteniendo el actual modelo de agroexportación masivo de commodities transgénicas es, por lo menos una colosal ingenuidad. Y tememos que este modelo de Republiqueta sojera nos conduzca a nuevas catástrofes por hambre, despoblamiento, extinción de la vida rural, inundaciones como consecuencias del modelo agricola y por la devastación de los montes naturales, y lo que aún  puede ser peor  todavía, colapso de los suelos por desaparición de la  vida microbiana y desertización y vaca loca de los  rodeos en los corrales de engorde por alimentación con balanceados fabricados con harinas de carne, y sobre todo por ausencia de políticas de Estado y por extrema desidia de la conducción del SENASA.

16.     Sr. Ministro, nuestra carta pretende expresar de manera reservada una extrema  preocupación pero también la firme voluntad de acercar  propuestas constructivas a los hombres y mujeres del Gobierno que,  como usted, tienen un pasado que merece nuestro respeto y nuestro homenaje. Quisiéramos tener la oportunidad de mantener un diálogo sobre estos temas con el ánimo de aportar nuestra experiencia y conocer su parecer acerca de los gravísimos temas que le hemos planteado. Lo saludamos con nuestra mayor consideración. .

 

 

GRR Grupo de Reflexión Rural