PRESENTA DENUNCIA POR PRESUNTA INFRACCIÓN AL ARTICULO 200 DEL CÓDIGO PENAL Y/O EL QUE RESULTE DE LA INVESTIGACIÓN QUE SE SOLICITA.

 

Al Señor Fiscal en Turno en lo Penal del Departamento Judicial de Gualeguaychú

 

 

            Osvaldo Rafael Fornari, titular del DNI 8.565.317, con domicilio en la Avenida Corrientes 2322 7º 709 de la Capital Federal, y constituyéndolo al solo efecto de esta presentación en la calle Paraná 221 de esta ciudad, en mi carácter de ciudadano y de abogado, inscripto en el Tomo 39, Folio 783 del CPACF al Señor Fiscal respetuosamente, me presento y digo:

1-     HECHOS Y CIRCUNSTANCIAS QUE MOTIVAN ESTA PRESENTACIÓN

A raíz de las notas periodísticas publicadas por el diario El Día de Gualeguaychú, los días 24 y 25 de enero de 2007, firmadas por la periodista Estela Gigena, como así también, artículo similar de El Diario de Paraná, tomé conocimiento del fallecimiento de los menores Alexis Portillo, Rocío Micaela Portillo y Cristian Portillo, residentes en la zona rural de Gilbert, paraje vecino al Arroyo Las Masitas, brazo del río Gualeguay, Departamento Gualeguaychú. Que al estar de los dichos de la madre y del padre de los mencionados niños, dirigieron su sospecha a la acción de pesticidas que se habría utilizado en la siembra de soja u otros cultivos en los campos que circundan o rodean a la vivienda rural donde vivían los infantes muertos. Asimismo y en las fechas arriba indicadas, recibí un llamado de una periodista de Paraná, quien me puso en conocimiento de las mismas circunstancias, haciéndome un breve reportaje. Se adunan a la presente los recortes de las notas periodísticas mencionadas y fotocopias.

En este contexto de circunstancias, y en mi carácter de asesor legal de la organización ambientalista Grupo de Reflexión Rural, viajé a ésta, mi ciudad natal, para tomar conocimiento directo en el lugar de ocurrencia de los hechos, y de los que desde ya anticipo mi opinión, sería, “prima facie” constitutivo de ilícitos penales que ameritarían según mi leal saber y entender UNA AMPLIA PROFUNDA Y DETALLADA INVESTIGACIÓN.

Prosiguiendo con el relato, el día 30 de enero de 2007 viajé a esta ciudad, tomando contacto personal con la galardonada periodista Estela Gigena, quien me interiorizó más en detalle del cuadro de situación. En ese contexto, me invitó a conocer el lugar donde habrían acaecido los hechos, cosa que hicimos el día 31 de enero de 2007 en horas de la tarde. Ya en la localidad de Gilbert la citada periodista grabó varios testimonios de vecinos del lugar en los que se ventilaba el tema de la soja, las fumigaciones y sus consecuencias en la salud de los vecinos de la zona, como asimismo las presuntas inconductas del doctor Gorena, del hospital Santa María. Reitero una vez más que el suscripto estaba presente cuando se manifestaron dichos testigos, por lo que al suscripto le consta, Señor Fiscal, que todos expresaron sus pareceres en un marco de total voluntariedad y libertad.

2-     LOS HECHOS QUE SE DENUNCIAN Y LAS NUEVAS CUESTIONES DOCTRINARIAS

A la luz de los nuevos tiempos y en el marco del casi desenfrenado desarrollo científico y tecnológico, el derecho general, y en el derecho penal de un modo muy especial está siendo conmovido en sus viejas estructuras de pensamiento, marcando sin dudas profundos desafíos para quienes estamos vinculados al mundo jurídico. La ciencia y la tecnología se autoreproduce con pasmosa velocidad y en proporciones quasi geométricas, de allí que para todos los que pertenecemos al mundo de las ciencias jurídicas estamos casi azorados. Lícito resulta preguntarse qué harán los jueces, columna central de toda República que se precie de tal, frente a estos hechos, como los que aquí se denuncian que agreden, mortifican y ponen en serios cuestionamientos la existencia misma del hombre en la faz de la tierra. La conmovedora lucha de los hombres y mujeres de Gualeguaychú frente al proyecto de la empresa Botnia, es un faro que titila en los tiempos oscuros que transitamos siendo quizás una guía para navegantes extraviados. El fenómeno de los agronegocios y los consecuentes daños ecológicos, respecto al medio ambiente y de las personas está muy en línea con los hechos que aquí denunciamos.

En nuestro campo específico –derecho ambiental y derecho penal ambiental- ya se empiezan a conocer los trabajos de los autores de aquí y del mundo en relación con las nuevas realidades. Así tenemos a título de ejemplo que en la obra “Derecho y reparación de daños” Editorial Universidad, editado año 2001, de los doctores Costa, Cáceres y Ghersi, todos ellos, bajo la dirección del doctor Carlos Ghersi, en su página 18 dice: “Derecho ambiental concepto: el derecho ambiental es el sector del orden jurídico que regla las conductas humanas que pueden ejercer influencia, con efectos en la calidad de vida de los hombres, sobre los procesos que tienen lugar entre el sistema humano y el medio ambiente. Tiene por efecto condicionar la conducta humana respecto del disfrute, preservación y mejora del ambiente, introduciendo acciones y abstenciones a favor del bien común. Su contenido es difuso, ya que abarca las relaciones normadas por todo el espectro jurídico en cuanto a que esas relaciones condicionan el ambiente”, también apuntan dichos autores que el derecho ambiental se estructura sobre principios propios que se hallan en plena formación, que es interdisciplinario y que requiere en este caso, para establecer las necesarias medidas de protección las indicaciones y la asistencia de otras disciplinas que estudian los aspectos físicos, químicos y biológicos del medio ambiente y que describen el deterioro de la biosfera como los evalúan y proponen las soluciones que el legislador debe traducir al lenguaje jurídico, teniendo en cuenta también los datos que los economistas y sociólogos pueden aportar. De mi propia cosecha, Señor Fiscal, agrego que de resultar probados los hechos presuntamente ilícitos de los que hago alusión seguramente serán UNA CONSECUENCIA DIRECTA DE LA EXPLOTACIÓN IRRACIONAL DE LO QUE HOY EN DIA SE HA DADO EN LLAMAR “LOS AGRONEGOCIOS”, y agrego además que tarde o temprano la comunidad argentina deberá debatir y fijar una vez más los límites entre los derechos individuales y los derechos comunitarios.

Ya entrando en la materia concreta del derecho penal en el campo del derecho ambiental, los mismos autores manifiestan “…que el derecho penal es la última instancia de control social y que cumple una función subsidiaria y auxiliar a las normas no penales, civiles y administrativas…dejando para el derecho penal sólo los atentados más graves en los cuales los otros controles han fracasado…”.

Por otra parte, va de suyo que se puede colegir que si todos los controles han fallado y se han causado muertes de inocentes, residualmente, SI O SI CORRESPONDE INVESTIGAR EN PRINCIPIO ENCUADRANDOSE EN EL TIPO PÈNAL CONSAGRADO EN EL ARTICULO 200 DEL CODIGO PENAL y que en lo sustancial el bien jurídico tutelado es la salud pública. Concretamente Señor Fiscal, de las notas periodísticas que se anexan surge que: a) en el mes de mayo del año 2003 falleció el niño Alexis Portillo, hijo de María Angélica Portillo y de Sergio Humberto Portillo, quien ingresó al hospital de Urdinarrain, se lo deriva al hospital de Gualeguaychú y luego al hospital San Roque de Paraná, falleciendo en ese nosocomio. B) El 11 de septiembre de 2006 falleció Rocío Micaela Portillo de 7 años de edad produciéndose tal deceso en el hospital Centenario de esta ciudad de Gualeguaychú. C) El 17 de enero de 2007 falleció Cristian Portillo de 8 años de edad, en el hospital Masvernat de Concordia.

Señor Fiscal, según mi leal saber y entender, existen indicios graves precisos y concordantes que todas estas muertes se habrían producido por patología que tendría relación con pacientes inmunodeprimidos y esa inmunodepresión agrego, es una de las principales características de los seres humanos que se han visto expuestos a la acción de los letales pesticidas, que se usan en los cultivos transgénicos. Desde este lugar anoticio al Señor Fiscal que los distinguidos `profesionales que integran el Grupo de Reflexión Rural están contestes en afirmar que las causas finales de estas muertes encuentran su causa eficiente en la intoxicación gradual larvada y oculta, la mayor cantidad de veces o disfrazan los desencadenantes finales de las muertes. En estos casos habría trascendido que los niños habrían muerto infectados por una rara bacteria, pues bien, de las pruebas periciales que se puedan llegar a producir demostrarán que esas bacterias habrían visto totalmente facilitadas las condiciones para infectar primero y matar después. 

Desde ya que todas estas afirmaciones serán avaladas en su oportunidad por estudios científicos de los que me comprometo a acompañar al Señor Fiscal al momento de ratificar la presente denuncia.

SUGERENCIA DE PRODUCCIÓN DE PRUEBAS:

Desde mi limitado rol de denunciante me permito sugerirle al Señor Fiscal las siguientes pruebas: se cite a prestar declaración testimonial a María Angélica Portillo, Sergio Humberto Portillo, María Soledad Portillo, Ramón Alberto Portillo, Norma Portillo, Walter Germán Portillo, todos ellos residentes en Gilbert, paraje del Arroyo Las Masitas, conforme se consigna en los citados artículos periodísticos. Se cite a prestar declaración testimonial a Estela Gigena domiciliada en Neyra N 75 de esta ciudad de Gualeguaychú, quien además podría aportar un nuevo listado de testigos. Se cite también a declarar a todos los médicos involucrados en la atención del los citados niños., y se recabe por otra parte  mediante los procedimientos de ley las respectivas historias clínicas... Respecto de las otras medidas de prueba lo dejo librado  al arbitrio de lo que el Sr. Fiscal entienda corresponda. OFRECEMOS COLABORACIÓN: Señor Fiscal, el suscripto esta plenamente conciente de lo difícil que pueda a llegar a ser la investigación que se solicita acerca de las muerte de estos niños. Durante más de diez años trabaje en la Justicia en lo Criminal de Instrucción de la Capital Federal. Se de los escasos medios con que cuenta la Justicia para a llevar a cabo su cometido. En este caso además, los integrante del Grupo de Reflexión Rural sabemos que bien podríamos estar en presencia de los llamados “delitos de cuello verde” y seguramente Ud. estará luchando también, junto con sus colaboradores contra enemigos muy fuertes y poderosos que pueden armar sólidas cadenas de silencios y complicidades diversas. Ante tales eventuales contingencias, tanto el suscripto con el Grupo de Reflexión Rural y otras organizaciones hermanas estaremos codo a codo respaldando su sagrado Ministerio, que en este caso es nada mas ni nada menos determinar las CAUSAS REALES  DE LA MUERTE DE LOS “CHICOS DE  GILBERT” como el país ha conocido este caso. Por todo lo expuesto al Sr. Fiscal solicito 1) Se requiera la instrucción de causa penal en orden al delito legislado y previsto en el art. 200 del Código Penal y o los que pudieren resultar de la investigación 2) Se me cite a ratificar en sede judicial la presente denuncia y si así resultare menester se amplíe la misma 3) Se abra la instancia penal.  Proveer de Conformidad  SERÁ JUSTO             

 

Dr. Osvaldo Rafael Fornari  DNI 8.565.317  Abogado t39 f783 CPACF                

 

 

Otro si digo acompañan con su firma esta presentación: